This Page

has been moved to new address

Mi Amiga-Hermana

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
Scrapping Para Dos: Mi Amiga-Hermana

viernes, 18 de mayo de 2007

Mi Amiga-Hermana


Saber quienes son tus amigos es fácil, bueno... amigos normales, con los que sales a tomarte unas copas; el problema viene cuando tienes que distinguir de ellos a los amigos "de verdad", podríamos decir que son aquéllos que siempre están con nosotros cuando los necesitamos, pero claro... a veces quien tiene que estar no puede, por causa de fuerza mayor y está quien menos te piensas... es curioso.

Yo tengo una amiga del alma, como una hermana, Laura, no sólo siempre está cuando necesito algo de ella, es que ni siquiera me planteo que esté, simplemente necesito algo y la llamo, ya os digo, como a una hermana, claro que hace 20 años, si no más..., que nos conocemos y hemos compartido muchas cosas, tantas, que son innumerables, la pubertad, los novios, las "mentiras piadosas", maquillarnos en los retrovisores de los coches porque no nos dejaban en casa!, la primera vez que pisamos una discoteca, nuestros primeros amores... juntos a nosotras ha habido muchas otras, pero nosotras hemos seguido compartiendo a través del tiempo la amistad, y las demás se han ido quedando atrás, para bien... y para mal.

Las dos nos hemos casado y hemos disfrutado de nuestras bodas, hemos reído y soñado, incluso algún sueño se ha hecho realidad; hemos llorado por lo más duro que nos ha pasado, que las dos hemos tenido lo nuestro, pero siempre compartiendo... en lo bueno y en lo malo, como hermanas de distinta sangre.

Ella será la madrina de mi niño, que en septiembre celebraremos por todo lo alto, como él se merece, qué otra persona para mi primer hijo, si ella siempre está.

Se que ha sufrido mucho con todo esto que ha pasado, ella pensaba que yo exageraba cuando le decía que las cosas no iban bien y se podía complicar más; pobre... lo ha debido pasar muy mal.

Desde aquí quiero agradecerle el tiempo que hemos compartido, todo aquéllo que nos hemos dado, y lo que nos queda por dar; le doy gracias por estar a mi lado en cada uno de los momentos, muchas veces sin ni siquiera hablar, porque no hacía falta, yo sabía que ahí estaba, en la sombra, esperando a que necesitara algo y si no, sin molestar.

Gracias por cada día y por dar sin esperar.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal